CONOCE EL MÉTODO SUZUKI

Existe mucha literatura escrita sobre el Método Suzuki.
Yo pongo en relieve el valor y la profundidad de un MÉTODO como concepto, abandonando la idea de “cada maestrillo tiene su librillo” o de dejar la formación musical de un niño a la suerte de qué profesor le de clase cada curso y cómo esté de inspirado para proponerle hacer unas piezas u otras al alumno.
Un método es un sistema, que si –por supuesto- está impregnado por el profesor que lo imparte- tiene una razón de ser, está creado y enfocado con unos objetivos determinados, sigue un orden, y tiene un hilo conductor según el cual puedes aprender de una forma eficiente, bondadosa y natural a tocar un instrumento musical.

El Método Suzuki es un Método para aprender a tocar un instrumento desde los 3 años, de una forma natural, por imitación, de oído y de memoria; de la misma manera a cómo aprendemos a hablar un idioma materno: primero escuchamos, estamos estimulados por nuestros padres, nos sentimos reforzados cuando decimos nuestras primeras palabras, acumulamos palabras hasta que somos capaces de formar frases con sentido, hablamos y nos expresamos, leemos, escribimos, y finalmente, intelectualizamos nuestro idioma (sería discutible si esto último es necesario para todo el mundo). Si bien unas personas son literatas y buenísimos oradores, otros utilizamos el lenguaje para su fin más básico: la comunicación. Pero todos aprendemos a hablar un idioma.

Shinichi Suzuki, japonés del que se puede leer mucha información, creó el Método para educar y sostener a los niños como buenos seres humanos, bellas personas, a través de la música. Estableciendo un paralelismo absoluto con el lenguaje materno, en el Método Suzuki primero se escucha, estamos estimulados por nuestros padres y profesor, reforzamos positivamente cada logro, aprendemos a tocar pequeñas piezas, las acumulamos para hacerlas cada vez mejor, nos expresamos y crecemos como personas a través de la música, leemos y escribimos, y finalmente, cuando nuestro intelecto está preparado, intelectualizamos el lenguaje musical.
De esta manera, entendiendo que todos los niños pueden aprender a tocar un instrumento (independientemente de los talentos que tenga despiertos de forma innata), Suzuki llamó a su forma de enseñar la Educación del Talento.

Este concepto de aprendizaje o filosofía llevó a Pau Casals,  gran músico catalán y embajador mundial de la Paz, a Japón para conocer al mismo Suzuki en persona; y tras escuchar una orquesta de niños dijo “Quizá sea esta la música que salvará el mundo”.

¿CÓMO SUCEDE EN LA PRÁCTICA EL MÉTODO SUZUKI?

1.- Antes de empezar las clases por primera vez, la familia empieza a escuchar el CD con las piezas del repertorio que el niño aprenderá.
Si escucháis el CD cada día, estaréis escuchando el idioma cada día.

2.- Durante las primeras 8 ó 10 semanas de clase, el papá o la mamá (quien decida implicarse para formar el triángulo educativo Suzuki: mamá- niño- profesor) recibirá las clases individuales. Esta pequeña formación tiene un doble objetivo. Por un lado, estimular al niño para que él también quiera aprender a tocar ese instrumento. Además, instruir al papá o mamá de forma sencilla en las primeras etapas musicales para que pueda hacer un seguimiento y acompañar al niño cuando tenga que practicar en casa.

Al mismo tiempo, el niño estará acudiendo – acompañado de papá o mamá- a las clases colectivas, donde se trabaja en grupo múltiples aspectos físicos, auditivos, de coordinación, psicomotricidad, memoria, etc, hasta que aprenden a tocar los primeros sonidos y empezarán a tocar juntos.

3.- Una vez terminada esa pequeña “formación” del papá o mamá Suzuki, será el niño quien empiece a recibir las clases individuales. En este caso con la etapa “Pre Twinkle” (es decir, Pre Estrellita, que es la primera pieza que se aprende, junto con sus variaciones). Esta etapa, que dependiendo del niño, dura unas 5 o 6 clases es de suma importancia, pues es a través de juegos, fuera del piano, donde el niño va a realizar los primeros aprendizajes. Una vez pasada esta etapa, empieza a tocar, y toca desde el primer día.

4.- Una vez llegados hasta aquí, el papá o mamá acompañará siempre al niño a clase (tanto individual como colectiva) para acompañarlo y sostenerlo emocionalmente, compartir sus logros, tomar notas de lo que hay que hacer en la práctica en casa… Es un camino bellísimo presenciar tan cerca el aprendizaje de un niño…

Es muy recomendable leer el libro “Educados con Amor” para comprender la filosofía del Método Suzuki, por qué se hizo y cómo.